Y ahora llega la nueva LOPD

277
Y ahora llega la nueva LOPD

En mayo de 2018 entró en vigor el nuevo RGPD, empresas y autónomos tuvieron que realizar restructuraciones internas e inversiones económicas para adaptarse a esta nueva normativa. Pues bien, el 21 de noviembre se aprobó en el Senado el Proyecto de Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales, una nueva LOPD a la que también tendremos que adaptarnos.

Hay algunos cambios interesantes, como el derecho a la desconexión digital, el derecho a la intimidad ante la utilización de sistemas de geolocalización o el derecho a la intimidad y uso de dispositivos digitales en el trabajo.

El derecho a la desconexión digital es un derecho que se regula para que los empleados puedan descansar, tanto en sus periodos de vacaciones o permisos como fuera de su horario laboral, respetando su intimidad personal y familiar. En especial, tendrá que estar regulada la desconexión digital en el caso de aquellos trabajadores que realizan sus tareas parcialmente o por completo desde casa.

El derecho a la intimidad ante la utilización de sistemas de geolocalización regula el tratamiento que las empresas pueden hacer de los datos de geolocalización para el control de los trabajadores, que deberán ser informados con carácter previo y de forma expresa, clara e inequívoca sobre las características de estos dispositivos. Un ejemplo sería un vehículo de trabajo que dispone de GPS y el empleado también usa después de su horario laboral. Los datos de localización fuera del mismo deberán quedar excluidos del tratamiento. Lo mismo podríamos decir de un móvil de empresa, donde basta tener activado el historial de localizaciones  para conocer dónde ha estado su propietario en todo momento.

Derecho a la intimidad y uso de dispositivos digitales en el trabajo tiene en cuenta el uso de los dispositivos digitales privados y el uso que se puede hacer de ellos en la empresa, aunque no entra a fondo en la cuestión, encomendando a los empleadores que establezcan criterios de utilización y remitiéndose, en todo caso, a los usos sociales para determinar los estándares mínimos de protección.

Aún está pendiente la fecha de su entrada en vigor, pero debemos de prestar atención a estos nuevos cambios, que a priori no afectan demasiado a las organizaciones que están cumpliendo con el actual RGPD, pero aquellas empresas que no lo hacen se les va a acumular el trabajo.

54321
(0 votes. Average 0 of 5)
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *