lukapinformatica

¿Qué es la brecha digital?

Vivimos en una era de constante evolución tecnológica, donde cada día se desarrollan nuevas y mejores tecnologías que van mejorando nuestras condiciones de vida en todos los aspectos. Esta serie de mejoras son evidentes si las comparamos con las condiciones de vida que tenían nuestras generaciones anteriores.

Debido a esta evolución constante que avanza cada vez más rápido y en muy poco espacio de tiempo, muchas empresas se quedan atrás, estancadas en el pasado, creándose lo que comúnmente se denomina “brecha digital”.

¿Qué es la brecha digital?

Este concepto se utiliza para referirnos a la desigualdad en el acceso tanto a internet como su uso y el de las nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) entre los diferentes grupos sociales y que se determinan en base a su situación geográfica, económica, cultural o de su edad.

Dentro de las brechas digitales existen diferentes tipos, donde la brecha digital de acceso es una de las más habituales. En este caso nos referimos a las posibilidades que las personas o empresas tienen para acceder a dicho recurso. Aquí entran muchos aspectos como por ejemplo la economía de la propia empresa o la generación del personal de la misma.

El otro tipo de brecha digital más común es la brecha de uso que se refiere a la falta de competencias digitales que impiden el manejo de la tecnología.

Existen empresas que solo se dedican a realizar su actividad básica mientras que otras empresas ya digitalizadas disponen de página web, perfiles en las redes sociales y disponen de las últimas tecnologías.

¿Cuáles son las causas?

Desde el principio este desequilibrio tecnológico se percibió como algo que sería pasajero y que poco a poco iría desapareciendo según fuera aumentando la popularidad de las nuevas tecnologías. Aún así, la fractura continua a día de hoy, a pesar de la masiva comercialización de todo tipo de dispositivos electrónicos con acceso a internet.

El problema más grande son los altos precios de dichos dispositivos, a los que se suman la falta de conocimiento de los mismos y al déficit de infraestructuras para su acceso.

La brecha de acceso en este caso hace referencia a las posibilidades reales que tienen las personas a acceder a dicho recurso. En este caso, entra en juego una serie de circunstancias socioeconómicas entre las personas y entre los países. La digitalización requiere inversión e infraestructuras costosas a las que las regiones menos desarrolladas o zonas rurales no tienen posibilidad de alcanzar.

Por otro lado, la brecha de uso se refiere a la falta de competencias digitales que impide el manejo de la tecnología. Por ejemplo, la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) señala que existen 40 países en los que la mayoría de sus habitantes no saben adjuntar un archivo a un correo electrónico.

¿Cuáles son los pasos para la transformación?

Vivimos en la era de la información, donde internet es el canal más poderoso que conecta a todo el mundo empresarial. Al igual que las grandes empresas, las pequeñas y medianas empresas necesitan crear potentes estrategias de comunicación y de esta manera estar más cerca de sus clientes potenciales.

Para empezar, lo ideal es disponer de equipos informáticos competentes y actualizados, ya que, aunque existen empresas con equipos desactualizado o incluso sin los mismos, es necesario disponer de equipos informáticos modernos.

El siguiente paso en la digitalización es la creación de un sitio web, elemento clave en toda organización para empezar a crear imagen de marca a todo el mundo digital. Es necesario que sea accesible y fácil de utilizar para los usuarios.

Además, es necesario estar presente en las redes sociales más populares ya que se han convertido en un canal de comunicación y venta más para las empresas. Para ello, es necesario conocer que tipo de público se encuentra en cada red social para integrar una imagen de la compañía en concordancia.

También te puede interesar...